Viaje de 4 días a Berlín


Una estancia de 4 días en Berlín, centrada en disfrutar de la ciudad, conocerla por dentro; y visitar, sin estrés alguno, lugares que han marcado la historia reciente.

lightbulb_outline230 Tips

crop_original60 Fotos

location_on15 Lugares

room

Alexanderplatz


La vida de los berlineses a vista de pájaro

  • Llegar a Alexanderplatz es muy fácil porque casi cualquier medio de transporte urbano que pase por dónde estás, te llevará a esta plaza.


  • Al ser un punto dónde confluyen todos los medios de transporte. Para llegar a Alexanderplatz, puedes coger las líneas U2, U5 y U8 de metro, los trenes de las líneas S, S5, S7 y S75, las líneas M2, M4, M5 y M6 del tranvía o los autobuses urbanos 100, 200, 248, M48, N42, N5, N65, S7 y TXL.


  • Alexanderplaz es una gran plaza que está en el centro de Berlín, a la que todos los berlineses llaman Alex. Es conocida por ser el centro de transbordo de pasajeros de la ciudad.


  • Las tres construcciones que más destacan en ella son la Torre de Telecomunicaciones, el Reloj Mundial y el hotel Park Inn, que es el edificio más alto de todo Berlín.


  • La Torre de Telecomunicaciones admite visitas pagadas. En ella puedes ver una vista panorámica de la ciudad. También cuenta con un restaurante en su parte alta.


  • La plaza conserva diversos lugares que recuerdan su pasado como centro del lado oriental de la ciudad.


  • En el subsuelo de la plaza está el mayor búnker de todo Berlín, de los que se construyeron en la época nazi.


  • Comenzamos nuestra visita a Berlín en la plaza que fue el eje central del Berlín oriental y que hoy es uno de los puntos más concurridos de la ciudad.


  • Alexanderplatz, el punto de encuentro de todos los sistemas de transporte público de la ciudad. Esta plaza, rodeada hoy de grandes edificios, fue uno de los lugares más destacados del Berlín Oriental.


  • Lo primero será dar un paseo general por la plaza y tener todo bien localizado. Allí está el famoso Reloj Mundial, en el que te podrás hacer una foto.


  • Entre otras cosas, podrás ver la Fuente de la Amistad de los Pueblos, un monumento muy polémico.


  • Una vez visitada la plaza, allí se encuentra la Torre de Televisión, el Fernsehturm, desde donde si quieres, puedes ver una vista panorámica de toda la ciudad, ideal para hacerse selfies.


  • Una vez visitada la torre de televisión, es un lugar ideal para buscar dónde comer o coger fuerzas, antes de empezar nuestro histórico paseo.


  • 15,50 € para poder subir a la Torre de Telecomunicaciones.


room

Catedral de Berlín (Berliner Dom)


La antigua zona comunista, coronada por la Catedral

  • Al lado de Alexanderplatz, tirando por la avenida que va hacia el río, por dónde te has dirigido hacia la Torre de Televisión; y dejándola atrás, vas a poder disfrutar de un paseo cargado de historia.


  • Deberás entrar en St. Marienkirche, una iglesia muy famosa, con un bonito edificio.


  • Mas adelante, en tu camino, también vas a poder parar junto a la Fuente de Neptuno.


  • La catedral se encuentra justo al fondo del paseo, a la derecha, al otro lado del río Spree.


  • Tras la visita a la catedral, podrás cruzar el río y comer en alguno de los restaurantes cercanos.


  • La Catedral de Berlín se construyó entre 1895 y 1905. Pertenece a la Iglesia Evangélica de Alemania.


  • En su día, fue la iglesia de la dinastía Hohenzollern, que vivían al otro lado del río Spree, en el Palacio Real.


  • El edificio quedó muy dañado durante la contienda de la II Guerra Mundial. Cayeron numerosas bombas en ella. En 1975 comenzó a reconstruirse, concluyendo su reconstrucción en 1993.


  • El diseño de la actual catedral no es igual que el de la original, siendo de menor altura y con una parte superior mucho más sencilla que la que tenía en su día.


  • La cúpula de la Catedral cuenta con 270 escalones de acceso que tras subirlos podrás disfrutar a una vista panorámica de la ciudad muy sorprendente.


  • En el centro de la antigua Berlín Oriental, te dirigirás hacia el río Spree. Junto a él, está la Catedral de Berlín, la Berliner Dom.


  • Se trata de un paseo entre grandes jardines y explanadas, irás viendo algunos edificios y monumentos emblemáticos de la ciudad hasta llegar a la catedral.


  • En tu camino vas a cruzarte con La Iglesia St.Marienkirche, una primera parada obligatoria, para verla, tanto por dentro cómo por fuera.


  • Más adelante, tienes la impresionante fuente de Neptuno. El entorno de la fuente es muy bonito. Además de hacerte unas buenas fotos en ella, también podrás conocer la zona con detalle.


  • Tras ese paseo con visitas, llegarás a la catedral.


  • La Catedral realiza visitas guiadas en su interior, que incluyen el museo y el panteón de los Hohenzollern.


  • También puedes subirte a la cúpula de la catedral, desde la que se aprecian muy buenas vistas de la ciudad.


  • El precio de la entrada para las visitas guiadas a la Catedral es de 7 €.


room

Isla de los Museos


La mayor concentración de museos de Berlín

  • Es una isla natural, junto a la Catedral, y bordeada por el río Spree. Es imposible perderte porque está rodeado de agua.


  • El Museo Nuevo está justo detrás de la catedral, hacia el fondo de la isla. Es un edificio que está en el medio.


  • Más al fondo de la isla, el penútimo museo es el Museo de Pérgamo, con miles de antigüedades.


  • La Isla de Los Museos se llama así por los diversos museos que hay allí y que ocupan toda la parte norte de la isla.


  • Antiguamente, en la época del Rey Federico Guillermo IV de Prusia, era una zona residencial dedicada al arte y la ciencia.


  • Varios de los museos que hay en ella, fueron destruidos en la II Guerra Mundial y hoy todavía hay partes de algunos edificios que siguen pendientes de ser reconstruidos.


  • Sus colecciones fueron creadas por varios reyes prusianos y pasaron a formar parte de una fundación pública en 1918.


  • En ellos se puede ver, sin salir de la isla, todo el arte europeo desde la Antigüedad hasta el siglo XIX.


  • En la isla de los museos destacan el Museo Antiguo, el Museo Nuevo, la Galería Nacional Antigua, el Museo Bode, el Museo Pérgamo y la Galería James Simon.


  • Tras haber repuesto fuerzas comiendo, centrarás la tarde en conocer en profundidad La famosa “Isla de los museos”, el sinfín de museos y monumentos que hay junto a la Catedral.


  • Los dos museos que yo te recomiendo entrar son en el Museo de Pérgamo, con miles de antigüedades, y al Museo Nuevo, que te va a dejar de piedra.


  • La isla se trata de un espacio muy abierto en el que conviven los grandes e históricos edificios con unas bellas zonas ajardinadas y muy espaciosas.


  • Está junto al río Spree, y concentra la gran mayoría de museos que hay en la ciudad.


  • En ese espacio se encuentran la mayoría de las grandes edificaciones, cargadas de historia, de la ciudad.


  • Dispones del Pase para museos, que te da acceso a 30 museos, y te cuesta 29 €


room

Puerta de Brademburgo


La zona donde te asesinaban si intentabas cruzarla

  • Sólo tendrás que seguir recto por la gran avenida, que se llama Unter den Linde.


  • En tu llegada a la Puerta de Brandeburgo, cruzarás un lugar simbólico y cargado de historia. Se encuentra pegada a la plaza de París.


  • Cerca de aquí, vas a poder cenar en cualquier restaurante de todos los que te encontrarás.


  • La Puerta de Brandeburgo fue la entrada a la antigua ciudad de Berlín. Hoy en día, está en pleno centro de la ciudad , en la plaza de París, al fondo de la la avenida Unter den Linde.


  • La Puerta de Brandeburgo estuvo aislada, en medio de la zona este y la oeste de Berlín, mientras estuvo en pie el famoso Muro de Berlín.


  • Es obra del arquitecto Carl Gotthard Langhans, construida en piedra arenisca. Mide 26 metros de alta y 65,5 metros de ancha.


  • Recuerda a los propileos de la Acrópolis de Atenas.


  • En ella hay 5 arcos para atravesarla, uno central más ancho, con dos puertas pequeñas a los lados.


  • La gran avenida que te lleva desde la Catedral hasta la Puerta de Brandeburgo, fue en su día la zona más sombría de la ciudad, que la dividía en dos.


  • La famosa Puerta de Brandeburgo fue el lugar más simbólico en la caída del muro de Berlín.


  • El muro pasaba justo de frente y allí es dónde la gente acudió para romperlo con sus propias manos.


  • Tras ver el monumento, dirígete a la plaza de París, para visitarla y contemplar el entorno tan abierto y cuidado que tiene a su alrededor.


  • No tendrás que pagar ninguna entrada.


room

Monumento a los judíos de Europa asesinados


Memoria viva de los allí fallecidos

  • El Memorial del Holocauto está a la derecha de la puerta de Brandeburgo, que ya conoces de tu visita de ayer.


  • Si miras hacia la avenida que va a la antigua zona oriental. Está entre dicho monumento y la plaza de Potsdamer.


  • Justo al lado del Memorial está la Academia de Arte con sus sorprendentes exposiciones temporales.


  • El Memorial del Holocausto es un gigantesco monumento a los judíos asesinados en el época nazi.


  • Son gigantescos bloques de hormigón diseñados para crear una atmósfera de confusión y que simboliza de forma radical los monumentos funerarios.


  • Fue diseñado por el arquitecto Peter Eisenman y por el ingeniero Buro Happold y tiene nada más y nada menos que 19.000 metros cuadrados. Su construcción comenzó el 1 de abril de 2003 y se terminó el 15 de diciembre de 2004.


  • Su inauguración se llevó a cabo el 10 de mayo de 2005, abriéndose al público el 12 de mayo del mismo año.


  • La Academia de las Artes abrió en 2005 y en ella se presentan exposiciones artísticas, instalaciones temporales, conferencia, conciertos y representaciones de teatro y danza. En su planta baja cuenta con una cafetería y una galería de acceso público.


  • Sus exposiciones suelen ser muy interesantes por lo que te recomiendo entrar a ver la que tengan cuando te encuentres allí.


  • La mejor forma de comenzar tu segundo día es acudiendo a visitar con detenimiento el Memorial del Holocausto. se encuentra al lado de la avenida de “Unter den Linden”, junto a la plaza de París.


  • Este monumento es impresionante. Te recomiendo sumergirte entre los grandes bloques de hormigón. Te harán sentir muy pequeño, como se sintieron los judíos durante la época nazi.


  • Merece la pena pasear por su interior, aprovechando para reflexionar lo que allí se vivió.


  • El Memorial del Holocausto es un sombrío lugar con grandes pilares de hormigón, en el que llama la atención el silencio que inunda la zona.


  • Justo al lado, tienes la Academia de las Artes de Berlín, un lugar ideal para cambiar de chip contemplando sus exposiciones artísticas e instalaciones temporales.


  • El precio de la entrada a la exposición temporal de la Academia de Arte varía según la que haya en ese momento. Deberás consultarlo allí mismo.


room

Edificio del Reichstag


El Parlamento alemán visto desde su cúpula de cristal

  • Está por encima de la Puerta de Brandeburgo. Tendrás que pasar al otro lado de ella, hacia el norte, hasta la plaza de la Republik, 1.


  • Acércate también al Weisse Kreuze, las cruces blancas, el lugar que conmemora a los fallecidos en el Muro de Berlín.


  • Tras ambas visitas, puedes irte por la zona de Potsdamer Platz, una plaza que queda un poco más abajo del Memorial del Holocausto, una zona en la que podrás buscar un lugar donde almorzar.


  • Pertenece al barrio del Tiergarten, en el distrito de Mitte.


  • Este edificio acabó de construirse en 1894 y fue la sede del Reichstag en el II Imperio Alemán.


  • Tras la I Guerra Mundial, fue tomado por obreros y soldados, declarándose la República de Weimar. Durante ese tiempo fue el parlamento de la República. Sufrió un incendio y también los bombardeos de la II Guerra Mundial.


  • En 1999 comenzó a utilizarse como sede del actual Parlamento alemán, el Bundestag. Su gran atracción es la cúpula de cristal, que está encima de la sala de plenos del Parlamento alemán, que se ve desde ella, como símbolo de que el pueblo está por encima de sus políticos.


  • Norman Foster diseñó la cúpula con motivo de la reconstrucción del edificio.


  • En el interior de la cúpula, también se puede ver una exposición de fotografías que relatan la apasionante historia del edificio.


  • El Weisse Kreuze, las cruces blancas, es un monumento realizado con multitud de grandes cruces blancas en las que están los nombre de las 13 muertes del muro. Se trata de 13 fallecidos que representan a la totalidad de los que allí perecieron.


  • El Edificio del Reichstag estuvo más de 28 años separado, por el muro, de la Puerta de Brandenburgo.


  • Es un edificio que sorprende por fuera y también por dentro.


  • Se puede entrar en su gran cúpula de cristal gratuitamente, aunque hay que reservar entrada con antelación.


  • La visita a la cúpula, con sus pasarelas en torno a ella, es digna de hacer. Además de ver la ciudad, la cúpula desde dentro es muy especial.


  • Cuando acabes, te diriges, justo al lado, a el Weisse Kreuze, las cruces blancas, un monumento a los caídos en el Muro.


  • Tras ello, dirígete a Potsdamer Platz, para conocerla y buscar por allí un lugar para cenar.


  • Entrada gratis / Previa reserva.


room

Topografía del Terror


El Muro de Berlín y su historia

  • Desde Potsdamer platz, tendrás que seguir bajando hacia el sur. La segunda calle que cruces es la calle Niederkirchnerstraße, dónde están los restos del Muro.


  • La calle Niederkirchnerstraße acogió los cuarteles generales del Reich y de la Gestapo, entre otros organismos durante la época nazi.


  • En esta calle estaban las centrales del terror nacionalsocialista, la policía secreta del estado con su propia cárcel, la dirección de las SS y la oficina central de la seguridad del imperio.


  • Aquí era dónde se emitían las órdenes para perseguir y exterminar los opositores políticos del nacionalsocialismo, a los judíos europeos, a los gitanos y a los romanos.


  • En esta calle se encuentra actualmente el Centro que documenta todo el horror nazi que allí se vivió. Junto a este museo, con exposición al aire libre, están los restos del Muro de Berlín.


  • Una vez que hayas almorzado por la zona de Potsdamer Platz, es el momento de ver los restos del Muro de Berlín.


  • Berlín sólo conserva restos de su famoso muro en el East Side Gallery y en la calle Niederkirchnerstraße, la misma calle en la que está el puesto de control fronterizo Checkpoint Charlie, que luego visitaremos.


  • En la calle Niederkirchnerstraße también está el museo al aire libre Topografía del Terror.


  • Visitar la exposición “Topografía del Terror” y ver los restos del Muro de Berlín es gratis.


room

Checkpoint Charlie


La frontera más caliente de la Guerra Fría

  • Si sigues por Niederkirchnerstraße, te llevará directo a Checkpoint Charlie.


  • Tras hacerte todas las fotos que quieras en el puesto fronterizo, tienes numerosas cafeterías y restaurantes por esa zona para poder cenar o tomar algo.


  • Tras ello, justo allí al lado tienes el Asisi Panorama Berlín, un museo 360 º, en un edificio circular de hierro y cristal.


  • Por esta zona, tienen innumerables restaurantes en los que poder cenar.


  • El Checkpoint Charlie fue un paso fronterizo histórico durante la Guerra Fría.


  • Allí llegaron a enfrentarse tanques americanos de un lado y soviéticos del otro.


  • También se produjeron en él sorprendentes huidas de la zona oriental hacia la occidental.


  • El puesto fronterizo en sí fue echado abajo en 1990. En el año 2000 se volvió a inaugurar en una versión turística de la caseta de control militar que hubo allí. Todo es idéntico a aquel entonces.


  • El Asisi Panorama Berlín es un museo interactivo que muestra cómo era la vida junto al muro en la zona occidental.


  • Al fondo de la calle Niederkirchnerstraße está el Checkpoint Charlie.


  • Fue la frontera más famosa del muro de Berlín entre 1945 y 1990. A un lado, los soviéticos; y al otro, los americanos.


  • Hoy sigue estando ahí, pero sólo para deleite de los turistas. Te podrás hacer una fotos muy chulas en ambos lugares.


  • En el Asisi Panorama Berlín podrás ver sorprendentes imágenes de la vida junto al muro.


  • Ver el puesto fronterizo “checkpoint Charlie” y hacerte todas las fotos que quieras, es gratis. La entrada al Asisi Panorama Berlín cuesta 10 €


room

East Side Gallery


Dónde te harás las fotografías más artísticas de tu visita

  • Para llegar a East Side Gallery deberás seguir el curso del río Spree hacia el sur de la Isla de los Museos.


  • Esta zona ya te la conoces perfectamente de los dos anteriores días.


  • En cuanto llegues lo sabrás, por todas las obras artísticas que vas a ver en los restos del muro de Berlín.


  • También podrás aprovechar para desayunar en alguna terraza cercana.


  • El East Side Gallery surgió de la unión de artistas de la Alemania Oriental y la Occidental, tras la caída del Muro de Berlín.


  • Su objetivo fue plasmar el optimismo derivado de la caída del muro.


  • Hoy sigue en pie y es la mejor forma de conocer lo que allí se vivió.


  • La galería consta de 1.316 metros de muro pintado por numerosos artistas de todo el mundo. Son 103 murales que rinden homenaje a la libertad y a la esperanza.


  • Se considera que es la mayor galería de arte al aire libre del mundo, por su longitud y duración.


  • Si ayer comenzaste el día con el recuerdo a los judíos, hoy lo vas a hacer homenajeando a los fallecidos en el Muro, durante la Guerra Fría.


  • East Side Gallery es un lugar ideal para hacerte fotografías junto a algunos de los graffitis más emblemáticos de la ciudad.


  • No puedes dejar de recorrer la famosa East Side Gallery, una galería de arte al aire libre, cuyas obras están en trozos del antiguo muro.


  • Es una galería al aire libre gratuita.


room

Museo del Muro del Checkpoint Charlie


Un lugar para comprender la división vivida en Alemania

  • Para llegar desde East Side Gallery al Museo del Muro, tendrás que andar sólo unos cuantos pasos.


  • El museo del Muro de Berlín muestra la convulsiva historia que ha vivido esta capital durante la Guerra Fría.


  • En él vas a poder conocer la historia, tanto del Berlín Oriental cómo del Berlín Occidental.


  • Es un museo muy instructivo y ameno, con proyecciones de vídeo y distintas grabaciones que marcaron aquella época.


  • También muestra los alambres y elementos reales que tenía el muro para evitar que se pudiese saltar de un lado al otro.


  • También vas a ver una réplica de una típica casa de la Alemania Oriental de la época.


  • El museo del Muro de Berlín lo tienes al lado de East Side Gallery.


  • Este museo es muy interesante porque te muestra todo sobre cómo se construyó el muro, cómo fue la época en la que Alemania estuvo partida en dos y las consecuencias de todo aquello.


  • Para visitar el museo del muro deberás ir entre las 9:00 y las 22:00 h. Te cuesta 12,50 € la entrada.


room

Teufelsberg


Estación de escuchas de la Guerra Fría hecha galería de arte

  • Para llegar a Teufelsberg, lo mejor es coger el metro S-bahn hasta la estación de Grunewald.


  • Te recomiendo llevarte un buen bocadillo y bebida.


  • Al salir de la estación tendrás que cruzar una pequeña zona residencial, por Neuer Schildhornweg, y verás la colina al fondo.


  • El paseo andando desde la estación de metro hasta la parte de arriba de la colina son unos 30 minutos.


  • La Colina del Diablo no siempre ha existido. La zona albergó un colegio militar de los nazis y tras la guerra, los aliados intentaron destruirlo con explosivos pero los edificios no se caían. Se comenzó a usar como escombrera, depositando miles de metros cúbicos de escombro.


  • El paso del tiempo ha convertido el lugar en una colina artificial, de escombros, por la que se puede pasear,entre árboles, como si fuera el monte. Es el punto más alto de Berlín.


  • Hoy en días es una colina muy boscosa, con muchos senderos para caminar y montar en bici.


  • En 1961 los americanos y británicos levantaron sobre la colina unas instalaciones para realizar escuchas a las comunicaciones de Rusia con la Alemania Oriental durante la Guerra Fría.


  • Estas instalaciones de espionaje funcionaron hasta 1989, cuando cayó el Muro de Berlín.


  • Hoy están llenas de graffitis. Es una visita diferente pero clave en la historia reciente de Berlín.


  • Esta va a ser una visita misteriosa e impactante.


  • La Colina del Diablo se llama Teufelsberg. Es un lugar que no te aparece en muchas guías turísticas. De hecho es mi propuesta más atrevida, que te va a sorprender mucho.


  • Este destino olvidado de Berlín fue un centro de escuchas de los Americanos en la época de la Guerra Fría. Se trata de unas instalaciones construidas en esta colina artificial, desde la que se divisa toda la ciudad.


  • 8 € para entrar en Teufelsberg, 15 € para la entrada y fotos ilimitadas. Debes añadir el billete de metro, ida y vuelta.


room

Kreuzberg


Un barrio repleto de vida y arte

  • Para llegar a Kreuzberg, regresando de Teufelsberg, te bajarás en la parada de metro que quede más cerca. Lo más sencillo es preguntar a un revisor en qué estación bajarte para estar lo más cerca de Kreuzberg.


  • Está por debajo del Checkpoint Charlie, torciendo a la izquierda por Rudi-Dutschke Straße, para continuar recto por Oranienstraße.


  • El barrio de Kreuzberg también es conocido como el barrio turco de Berlín. Es zona estudiantil y de artistas. También cuenta con una amplia comunidad turca.


  • El barrio turco está repleto de tiendas de todo tipo, cafeterías y bares. Junto al parque Görlitzer podrás disfrutar de diversas muestras de arte callejero y de los puestos de comida de Markthalle Neun.


  • Durante la II Guerra Mundial, este barrio fue zona americana y tras la construcción del Muro de Berlín quedó en el lado aliado.


  • El barrio turco alberga también residentes de numerosos países, aunque la comunidad mayor es la turca.


  • Qué mejor forma de concluir nuestro intenso día de turismo por Berlín, que hacerlo por el barrio que más arte respira en todos sus rincones: Kreuzberg.


  • El también conocido como barrio Turco, acoge algunas de las obras de arte callejero más reconocidas de la ciudad. Es un auténtico parque de atracciones de la creación artística en fachadas y todo tipo de mobiliarios urbanos. Además cuenta con tiendas alternativas muy llamativas, que te van a encantar.


  • Es el lugar ideal para cenar algo, pues además de mucha cultura tiene los mejores restaurantes.


  • Visitar el barrio y el Eas Side Gallery es gratuito.


room

Memorial Berlín Hohenschönhausen


La prisión del Berlín Oriental hecha museo

  • Se encuentra un poco alejado del centro, por lo que la forma más sencilla de llegar es cogiendo el tranvía S / U-Bhf en Alexanderplatz o S-Bhf en Landsberger Allee, ambos hasta Freienwalder Straße o Genslerstraße.


  • Se encuentra en Genslerstraße 66.


  • Es la antigua prisión central de la seguridad del Estado de la República Democrática Alemana.


  • Aquí se torturó física y psicológicamente a numerosos presos políticos y ciudadanos que intentaban saltar el muro para pasar al lado occidental.


  • El edificio de la antigua prisión, que4 hoy es un museo, y el monumento que recuerda a las víctimas, conforman el Mermorial Berlín- Hohenschönhausen.


  • La prisión fue cerrada en 1990, tras la caída del Muro de Berlín. Actualmente, es el lugar dónde se recuerda a las víctimas del lado oriental de Alemania, durante la Guerra Fría.


  • El edificio que albergó la prisión de la Stasi es hoy un museo. Junto a él, hay monumento que recuerda a las víctimas que murieron allí a manos de la policía de la República Democrática Alemana.


  • En su interior, te ponen una película, que no dura mucho, sobre la historia de la cárcel. Esta proyección dejará de ponerse a finales de agosto de 2019.


  • También se hace un recorrido guiado por su interior de 90 minutos.


  • La entrada cuesta 6 €


  • + 49 (0) 30/98 60 82-3


room

Hackescher Markt


La zona de terrazas y mercadillo

  • Podrás coger de vuelta el tranvía S / U- Bhf o S-Bhf hasta Alexanderplatz.


  • A escasos 300 metros de Alexanderplatz está Hackescher Markt.


  • El centro Ana Frank está a 200 metros de Hackescher Markt, en la calle Rosenthaler Str. 39.


  • El Hackescher Markt es una plaza que antiguamente albergaba un gran mercado. Hoy sigue siendo un punto de venta de curiosidades y artesanías. Los jueves y sábados se instala un mercadillo en la plaza.


  • Es una zona muy amplia y espaciosa; y está repleta de cafeterías, restaurantes, clubs y discotecas.


  • Tiene una gran variedad de restaurantes, con comidas de todo el mundo.


  • La plaza de Hackescher Markt está muy bien comunicada y por ella pasan casi todos los medios de transporte público de la ciudad.


  • Está situado en el barrio antiguo de Berlín, y tiene edificios muy llamativos. Todos están reconstruidos, tras ser derribados por los bombardeos de la II Guerra Mundial.


  • Podrás tomarte algo en el Hackescher Markt, un emblemático edificio de la ciudad, con muchos sitios para almorzar o tomar algo.


  • Es ideal para sumergirte en el ambiente de la ciudad, desde el mediodía hasta bien entrada la noche.


  • Vas a poder entrar a visitar alguna de las diversas galerías de arte que hay en la zona.


  • También tienes un mercadillo interior y otro exterior para disfrutar.


  • Una visita ineludible es al Centro Ana Frank, que sólo está a 200 metros de Hackescher Markt,


  • En el Centro Ana Frank, conocerás la historia del partido nacional socialista y la vida de Ana Frank.


  • No hay que pagar entrada en Hackescher Markt ni en las galerías de arte. La entrada al centro Ana Frank cuesta 5 €


  • +49 30 2091263132


room

Prenzlauer Berg


El barrio más de moda de la ciudad

  • Te deberás dirigir a Alexanderplatz, y desde allí coger la gran avenida Prenzlauer Allee, por la que trancurre también el tranvía, y que te llevará directo al barrio. Son unos 10 ó 15 minutos andando.


  • Es la zona ideal para pasar tu última tarde en Berlín, donde además de conocer en profundidad este llamativo barrio, podrás hacer tus últimas compras y disfrutar de la gran cantidad de cafeterías y restaurantes que hay allí.


  • En el barrio predominan las construcciones antiguas, con fachadas estucadas. La mayoría de los edificios son del siglo XIX.


  • La mayor oferta gastronómca y cultural del barrio se concentra en dos plazas: La de Kollwitzplatz y la de Helmholtzplatz.


  • Aquí tienes los restaurantes más exclusivos de la ciudad y los bares más de moda.


  • Para continuar con una despedida de la ciudad centrada en adentrarse en sus más variados ambientes, tu última visita ideal es la del barrio de Prenzlberg, el más poblado y bohemio de la ciudad.


  • Allí está uno de los centros comerciales más populares de Berlín, al lado de la parada de tren y metro Schönhauser Allee. Te recomiendo entrar en él para ver un centro comercial moderno alemán por dentro.


  • Es muy típico en la zona el famoso Latte Macciato, un café con leche gigante, por lo que deberás pedirlo en una de las múltiples cafeterías de la zona.


  • Visita a la plaza Kollwitzplatz, entre las avenidas Prenzlauerallee y Schönhauserallee, con los bares más de moda.


  • Visita también la plaza Helmholtzplatz, una plaza en la que se mezclan todo tipo de negocios, de lo más variopintos.


  • Se trata de un barrio muy tranquilo y algo aburguesado. Sin embargo, en él vive todo tipo de berlinés.


  • No necesitas sacar ninguna entrada.