Una cueva de cien mil años sobre un acantilado

Cova de Can Marça

  • Hay que tener en cuenta que en el interior de la cueva hay mucha humedad, por lo que el suelo acostumbra a ser resbaladizo ¡Cuidado con el calzado! La temperatura interior de la cueva baja bastantes grados respecto a la exterior por lo que es mejor llevar alguna prenda ligera de abrigo.
  • Fueron los contrabandistas abundantes en la zona los que descubrieron este hueco protegido en lo alto del acantilado y la convirtieron en escondite de sus alijos. Desde los años ochenta se ha convertido en un importante destino turístico.
  • En los años setenta el espeleólogo belga Jean Pierre Van der Abeelle la visitó por primera vez guiado por los vecinos de la zona. Unos años después la familia propietaria la acondicionó y recuperó las cascadas y arroyos que habían existido.
  • La entrada se encuentra a unos 14 metros de altura sobre el mar y se accede a ella por un sendero que recorre los acantilados y que permite disfrutar de unas impresionantes vistas.
  • Durante el recorrido interior, de 40 minutos, es posible contemplar estalacticas y estalagmitas que deben sus afiladas siluetas al agua que fluía por la cueva y que hoy está ausente en las zonas exteriores.
  • En los tramos más profundos continua el goteo de agua creando nuevas formas.
  • La cueva en sí ha sido bastante retocada, pero el espectáculo de agua, luces y música está muy bien. En el interior se han encontrados numerosos fósiles y esqueletos de especies extinguidas.
  • Para llegar a la gruta hay que tomar la carretera que lleva del pueblo de Sant Miquel al Port de Sant Miquel. A unos 3 kilómetros una carretera a la derecha cruza el puento y conduce a los hoteles Cartago y Galeón, un kilómetro después se accede al parking.
  • Una pequeña cueva que no puede compararse con sus hermanas mayores del Drach o Artà en Mallorca, pero tiene un gran encanto. La visita puede realizarse con niños que disfrutan mucho del recorrido.
  • Adultos: 11 euros.
  • Niños de 4 a 12 años: 7 euros.
  • 971 33 47 76

Bailes, risas, o simplemente la felicidad

Cala Benirràs

Ropa, música, libros de segunda mano y mucho más

Mercado Hippy Las Dalias

Una iglesia con mucha historia

Santa Eulària des Riu

Arena fina y pinares son los protagonistas

Cala Llonga

La antigua ciudad amurallada

Dalt Vila

Los ibicencos dicen que es el lugar más bonito de su isla

Torre des Savinar