Qué ver en Varsovia


Varsovia renació de las cenizas y tiene un pasado lleno de heridas; pero a su vez es música, naturaleza, vanguardia cultural y vestigios históricos en forma de superación.

lightbulb_outline226 Tips

crop_original50 Fotos

location_on12 Lugares

room

Plaza del Mercado del centro histórico de Varsovia


Corazón de Varsovia

  • Tienes que detenerte y admirar cada una de las fachadas y sus pinturas que son una maravilla. Además, te darás cuenta de lo increíble de su reconstrucción luego de la Segunda Guerra Mundial.


  • Realmente se aconseja sentarse a tomar o comer algo en alguna de las terrazas de alrededor de la plaza. Es una de las mejores zonas donde comer en Varsovia.


  • Es el centro y la parte más antigua de la Ciudad Vieja de Varsovia. Esta plaza está íntimamente ligada con la historia de la ciudad.


  • Hasta fines del siglo XVIII fue la más importante de Varsovia. Aquí se celebraban ferias y fiestas municipales; fue lugar de encuentro, de intercambio de mercancías, etcétera.


  • El edificio del Ayuntamiento es quien la presidía, pero después de su demolición la plaza empezó a perder importancia.


  • Los edificios que la rodeaban eran de estilo gótico, pero se perdieron durante un incendio a principios del siglo XVII. La reconstruyeron se hizo con un estilo renacentista y barroco.


  • El gran daño sufrido por esta zona fue durante la Segunda Guerra Mundial. Fue destruida completamente por el ejercito alemán durante el levantamiento de Varsovia en 1944.


  • Se reconstruyó en la década de 1950.


  • Su reconstrucción fue increíble y se tuvieron en cuenta dos corrientes: la fidelidad pura a las construcciones previas (tomando como referencia los cuadros de Bellotto y Bacciarelli) y la renovación atendiendo a criterios más funcionales. El resultado fue increíble, al punto que fue premiado por la UNESCO.


  • Es muy interesante entender como fue su reconstrucción, ya que es trabajo de todos los habitantes. Fueron juntando pinturas, fotografías de la época, como así también sus propios recuerdos. Todos pusieron su empeño y medios para reconstruirla hasta el más mínimo detalle, cuidando cada pequeño rincón.


  • En el centro encontrarás la famosa Sirena de Varsovia, símbolo de la capital (la encontrarás en infinidad de lugares en toda la ciudad). Es la guardiana de la ciudad y de su escudo de armas.


  • La Sirena que está en la plaza es una réplica, la original está en el Museo de Varsovia.


  • Otro dato curioso, que suma a la leyenda, es que la modelo que fue inspiración para la escultura de la Sirena, murió defendiendo la ciudad durante el Alzamiento de Varsovia.


  • Los edificios que la rodean albergan hoy lugares para visitar como el Museo de Historia de Varsovia o el Museo de Literatura.


  • Hoy en día es uno de los puntos más importantes de Varsovia. Más allá de estar rodeada de cafés y restaurantes, encontrarás todo tipo de espectáculos y puestos de artesanías.


  • Es el centro neurálgico del casco antiguo. Ubicada el centro de la plaza encontrarás la famosa y preciosa sirenita de Varsovia, símbolo de la ciudad.


  • Es una enorme y bonita plaza con sus cafés, sus paseos y vida familiar.


  • Está llena de vida. Es un estupendo lugar donde tomar o comer algo, y comprar bonitas piezas de arte.


  • Vayas en el momento que vayas lo vas a disfrutar, debido a que hay ambiente tanto de día como de noche.


  • Gratis


  • +48 22 635 18 81


room

Castillo Real de Varsovia


Historia de Varsovia

  • Se recomienda sacar las entradas online a través de su sitio web para evitar colas y aglomeraciones de gente.


  • Si lo visitas un miércoles, la entrada es gratuita, a pesar de que este día el castillo es visitado por más gente.


  • Puedes hacer la visita guiada o utilizar las audioguías que son muy completas. Hay que estar atentos a los números de las salas porque algunos no son contiguos.


  • Yendo por la calle Krakowskie Przedmiescie llegas a la Plaza del Castillo, el lugar que marca la entrada al casco antiguo de la ciudad.


  • En el centro de la plaza te encontrarás con la Columna de Segismundo. Es el monumento civil más antiguo de Varsovia y está dedicado al rey Segismundo III Vasa que en 1596 trasladó su residencia real de Cracovia a Varsovia, convirtiéndola en la capital del reino.


  • En el flanco oriental de la plaza encontrarás el Castillo con su característico color rojizo y su estilo barroco.


  • Su condición de castillo real la adquirió a fines del siglo XVI durante el reinado de Segismundo III Vasa. En realidad, fue construido en el siglo XV por los duques de Mazovia y se amplió cuando el rey trasladó la capital a Varsovia.


  • El castillo sufrió una gran cantidad de infortunios que llevaron a su reconstrucción una y otra vez: invasiones extranjeras, incendios y bombardeos. El levantamiento de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial fue la última gran desgracia. El bombardeo de tropas nazis lo redujeron a escombros. El Castillo pudo ser reconstruido y volvió a abrir sus puertas en 1984. Es todo un símbolo de la independencia de Polonia.


  • En tu visita podrás descubrir las distintas funciones que tuvo el castillo, que ha servido de residencia real, sede parlamentaria y hogar del presidente.


  • Lo primero que sorprende es su gran fachada de más de 90 metros y su torre de 60 metros, símbolo de la ciudad.


  • Actualmente el Castillo se ha convertido en un museo. Todo el recinto se distribuye alrededor de un gran patio central desde el cual se accede a las estancias reales. Todo se ha intentado conservar lo más original posible. Podrás visitar el Gran Apartamento, el Apartamento del Rey, Apartamento del Príncipe Stanislaw Poniatowski, Antigua Cámara de Diputados, habitaciones del Príncipe Matejko, el Palacio del Techo de Cobre, los Apartamentos del Príncipe Joseph Poiniatowski, las Arcadas Kubicki, la Biblioteca Real y los Jardines (son espectaculares).


  • Entre las colecciones del Castillo Real podrás ver la Colección de Alfombras Orientales, el Gabinete de Numismática, la Colección Lanckoronski, y una exhibición especial sobre la destrucción y reconstrucción del Castillo.


  • Dos de las estancias más destacadas son el Gran Salón de la Asamblea y la Sala de Mármol.


  • No nos podemos olvidar de las atracciones más importantes del Museo, dos cuadros originales de Rembrandt y los trabajos de Canaletto que fueron de gran ayuda para la reconstrucción de la ciudad después de la guerra.


  • Es el punto de inicio de la histórica Ruta Real, un recorrido de unos 10 kilómetros por los principales castillos y palacios de Varsovia que termina en el Palacio de Wilanow.


  • Es un hermoso palacio lleno de historia.


  • La visita es muy amena, destacando que su interior es muy bonito. Algunas de las salas son espectaculares y el patio de armas merece mucho la pena.


  • Más allá del castillo en sí mismo, es impresionante saber que fue reducido a cenizas y que fue reconstruido completamente tal cual como era originalmente y basándose en planos, pinturas y algunos restos que fueron encontrados. El amor y entrega de los polacos por su país es increíble.


  • Es emocionante cuando por las mañanas, a las 11:15 horas, desde una pequeña ventana, un militar toca el himno recordando su pasado.


  • Entrada general: 30PLN. Entrada reducida: 20PLN. Menores de 16 años: 1PLN. Miércoles entrada gratuita Las tarifas no incluyen guía ni audioguía.


  • 48 22 35 55 170


room

Warsaw Barbican


Entre la ciudad vieja y la nueva

  • Dependiendo donde estés, puedes llegar caminando o con las líneas 4, 13, 18, 20, 23, 26 y 28 del tranvía hasta el Stare Miasto.


  • Por la noche la Barbacana tiene un encanto especial. Merece la pena visitarla iluminada por las luces nocturnas.


  • Divide la ciudad vieja de la ciudad nueva.


  • Este bastión formó parte de las antiguas murallas de la ciudad, las cuales se empezaron a construir en el siglo XV. El objetivo era defender la Ciudad Vieja. Esta barbacana servía como torre de vigilancia y como puerta de entrada al centro histórico de Varsovia.


  • Durante la Segunda Guerra fue destruida casi en su totalidad.


  • Fue reconstruida después de la guerra en base a unos grabados del siglo XVII. Los ladrillos usados para su reconstrucción pertenecen a otras ciudades polacas destruidas por la Segunda Guerra.


  • En su interior encontrarás una exposición permanente sobre la historia de las murallas de Varsovia. También podrás ver obras de pintores y artistas locales.


  • Siguiendo la calle que nace desde el interior de la Barbacana llegarás a la Plaza del Mercado en el corazón de la Ciudad Vieja.


  • En los alrededores de la Barbacana encontrarás también restaurantes y tiendas de recuerdos.


  • Es también Patrimonio de la Cultural de la Humanidad.


  • Es uno de los lugares con más encanto de Varsovia.


  • Es otro de los símbolos que merece la pena ser visitado no solo por su importancia histórica sino por su gran trabajo de reconstrucción.


  • Entrada gratuita


  • +48 22 277 44 02


room

Ciudad nueva de Varsovia


La ciudad de las iglesias

  • Dependiendo donde estés, puedes llegar caminando o con las líneas 13, 23, 26 y 32 del tranvía, parada Stare Miasto.


  • No te olvides de acercarte a orillas del río Vístula, muchos de los edificios más bellos de la Ciudad Nueva los podrás encontrar allí.


  • La Ciudad Nueva fue fundada en el siglo XIV a las afueras de lo que era en ese momento Varsovia. Es más, era una ciudad independiente, con su propio ayuntamiento, iglesia y plaza. Luego, con el crecimiento de Varsovia, terminó anexándose a la ciudad convirtiéndose en un nuevo barrio “Nowe Miasto”. Actualmente es una de las zonas más populares de Varsovia.


  • También fue destruida durante la Guerra y reconstruida fielmente.


  • Tras cruzar la famosa Barbacana comienza la famosa calle Freta donde encontrarás cafés, restaurantes, tiendas de antigüedades y más.


  • Caminando por esta calle te encontrarás a un lado de ésta con la antigua Plaza del Mercado de la Ciudad Nueva. Aquí verás la iglesia barroca de San Casimiro con su característica cúpula verde.


  • Además, sobre esta misma calle encontrarás dos interesantes museos de Varsovia: el Museo de Asia y el Pacífico, y el Museo Marie Curie ubicado en su casa natal. Es el único museo biográfico de la científica en el mundo.


  • El monumento más importante de la Ciudad Nueva es el Memorial de los Héroes del Levantamiento de Varsovia. Lo encontrarás en Plac Krasinskich, donde se ubicaba una entrada al sistema de canales de Varsovia que fue utilizado para escapar de las tropas alemanas. Es realmente impresionante, se trata de dos conjuntos de figuras humanas esculpidas en bronce, uno de ellos representa a unos milicianos defendiendo una barricada; y el otro grupo, unas personas descendiendo por una alcantarilla.


  • Otra particularidad de esta zona, es que existen ocho iglesias, por lo que es llamada la “Ciudad de las Iglesias”. Las más importantes son: la Iglesia del Espíritu Santo, Iglesia de San Jacek, Iglesia de San Casimiro e Iglesia de la Visitación de la Virgen María.


  • Podríamos pensar que es la zona moderna de la ciudad, pero no, fue una ciudad nueva en el siglo XIV.


  • Es una zona muy bonita, con mucha historia y varios lugares muy interesantes. Realmente merece la pena y está solo cruzando la Barbacana que la separa de la Ciudad Vieja.


  • Entrada gratuita


  • +48 22 635 18 81


room

Ogród Saski


El Jardín público más antiguo

  • Puedes llegar caminado o en tranvía parando en Królewska. Ahí llegan las líneas 4, 15, 18 y 35. También puedes llegar en autobús con las líneas 102, 105, 107, 128, 175, N44.


  • Para tener en cuenta, los fines de semana suele estar muy lleno. Los lugareños suele ir.


  • Es ideal para hacer un stop después de tanto caminar y recorrer. Se puede ir en cualquier momento del día y del año. Es muy lindo en cualquier época.


  • Como su nombre lo indica, es un muy bonito jardín de estilo inglés.


  • Es el jardín público más antiguo de la ciudad. Se creó entre 1713 y 1733 durante el reinado de Augusto II el Fuerte. En 1727 se convirtió en el primer parque público de la ciudad, ya que inicialmente pertenecía al Palacio Morsztyn.


  • Originalmente, en este lugar, estaban las “Murallas de Segismundo”, las fortificaciones de Varsovia.


  • Tiene una extensión de 15.5 hectáreas y es un jardín inspirado en las zonas verdes que rodean al Palacio de Versalles.


  • Como toda la ciudad, el jardín también fue destruido durante la guerra y fue reconstruido.


  • Aún conserva ese aire de jardín inglés con sus estanques, la fuentes, los paseos y las esculturas, concretamente 21 estatuas barrocas.


  • Se perdieron algunas cosas como el teatro de verano de madera o la gran columnata en un extremo del parque. Sobre una pequeña arcada sobreviviente de esta columnata se encuentra el Monumento al Soldado Desconocido en honor a todos aquellos soldados que dieron la vida por su país.


  • También encontrarás un reloj de sol horizontal hecho en mármol; un monumento dedicado a Maria Konopnicka (poetisa y escritora polaca); y la estatua de Stefan Starzyński (líder político).


  • Es uno de los parque más bonitos de Varsovia. Podrás pasar un momento de paz entre lagos, fuentes y esculturas.


  • Es un lugar muy tranquilo a pesar de ser concurrido. Está muy bien cuidado y mantenido.


  • Una hilera de ninfas adornan la parte central y una majestuosa fuente lo culmina, entre medio pequeños estanques ideales para relajarse, descansar, observar y apreciar el paisaje. Sin ninguna duda merece la pena visitarlo.


  • Es un muy bonito lugar para desconectar y relajarse. Sobre todo después de tanto caminar y recorrer.


  • Entrada gratuita


  • 48 22 635 18 81


room

Muzeum Fryderyka Chopina w Warszawie


Conociendo a fondo a Chopin

  • Tanto si te gusta la música como si no, te recomendamos visitarlo.


  • Es un programa ideal para ir en familia. Los chicos lo disfrutan mucho. Sobre todo les gustan los paneles en tres dimensiones, los auriculares con música y la sala de juegos del museo.


  • Es un museo que merece la pena hacerlo con tiempo y de manera tranquila; leyendo, escuchando y disfrutándolo minuciosamente.


  • Si vas un miércoles, la entrada es gratuita.


  • Ocupa el interior del Palacio Ostrogski, construido en el siglo XVII con un estilo barroco.


  • Es el museo biográfico más moderno de Europa. Cuenta con exposiciones multimedia y pantallas táctiles. El ticket para entrar al mundo de Chopin es una tarjeta electrónica; al usarla, se pueden escuchar comentarios, información en varios idiomas, y escuchar música.


  • El museo consta de tres plantas y 15 habitaciones, cada una es un “mini museo” por sí sola.


  • La historia está contada al detalle y tiene un orden cronológico para seguirla, pero podes crear tu propio recorrido por la vida del compositor. A través de las distintas plantas irás conociendo su vida y sus obras y te encontrarás con manuscritos originales, documentos y cartas escritas por él personalmente, fotografías y mucho más.


  • Te toparás con objetos muy valiosos como su último piano. En total, el museo expone más de 7.000 objetos que fueron recabados y donados, en su mayoría, por la hermana de Chopin y por sus alumnos más cercanos.


  • Chopin es el orgullo musical de Varsovia y lógicamente tenían que rendirle homenaje. Es uno de los más grandes compositores de la historia de la música.


  • Es un muy buen museo, el edificio es impresionante, la muestra está muy bien organizada y es muy moderna. Es una experiencia interactiva inolvidable.


  • Es una muestra multimedia donde la música es la protagonista. Es increíble porque entras y la música invade todos tus sentidos. Poco a poco te va adentrando en su obra, acompañado de partituras, manuscritos, objetos personales y cartas. El remate final es increíble.


  • General 22PLN y reducida 13PLN. Entrada libre los miércoles.


  • 48 22 441 62 51


room

Palacio de la Cultura y la Ciencia


Símbolo de la Varsovia moderna

  • Para llegar al palacio te recomendamos hacerlo con el metro. Tienes que bajarte en la estación Centrum.


  • Merece subir al mirador por más frío que haga. Al ser una torre de 360° las vistas son increíbles.


  • Es muy bonito verlo por la noche todo iluminado, y las vistas son mágicas.


  • Es una buena idea preparar la visita antes, ya que el edificio propone muchas opciones interesantes.


  • Si sacas las entradas online no tienes que hacer largas colas para entrar. Pasas el código QR y entras.


  • Si entrarás solo al mirador, tienes que hacerlo por la entrada principal (hay otras entradas).


  • Es uno de los edificios que ordenó construir Stalin en la ciudad. Fue el único fuera de Moscú. Por ello no es muy querido por los polacos.


  • Se construyó entre 1952 y 1955 y fue como un “regalo del pueblo ruso a la nación polaca”.


  • Tiene 42 pisos y mide un poco más de 230 metros.


  • El edificio posee 3000 habitaciones donde se alojan entre otros, empresas, instituciones, oficinas de correos, dos universidades, la Academia de Ciencias Polacas, varios museos, un cine, una biblioteca, varios teatros, e incluso una sala de conciertos que puede recibir hasta casi 3000 personas. De hecho los Rolling Stones han tocado allí.


  • El gran atractivo del edificio es el mirador que está situado en el piso 30 a 114 metros. Desde aquí las vistas son únicas. Además, puedes tomar un café o comprar algún recuerdo.


  • Verás en su fachada un reloj. Es el segundo más grande de Europa. Además, es el que está ubicado en el lugar más alto de una torre en el mundo.


  • En invierno acoge una pista de patinaje con servicio de alquiler de patines incluido.


  • Es un edificio imponente y monumental, una auténtica mole de hormigón que hace que sea el más alto de Polonia. Está a la vista desde casi todos los rincones de la ciudad.


  • Desde aquí tendrás las mejores vistas de Varsovia y está ubicado en una zona muy comercial, segura y bonita.


  • General 20PLN y reducida 15PLN


room

Palacio Łazienki


Naturaleza, historia y relax

  • Está un poquito más alejado del centro histórico, pero está muy bien conectado. Puedes llegar en autobús líneas 116, 166, 180, 116, 138, 182, 222, 441 y 503; o en la línea 1 del metro (parada Politechnika).


  • Lo ideal es visitarlo un viernes, ya que la entrada al museo es gratuita.


  • Tiene casi 80 hectáreas y el Parque Real Lazienki es el parque más grande de Varsovia. Dentro encontrarás un jardín botánico, un teatro, varios palacios y la escultura más famosa de Chopin.


  • Su historia está estrechamente ligada con el reinado de Estanislao Augusto Poniatowski, el último rey de Polonia, ya que fue su residencia de verano.


  • A pesar de que fue gravemente dañado, el palacio sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial. Abrió sus puertas nuevamente en el año 1960.


  • El Palacio de la Isla (está sobre una isla artificial sobre el lago) es uno de los símbolos de Varsovia y uno de los más bonitos ejemplos de arquitectura polaca. Es de estilo neoclásico y fue construido en el siglo XVII. Si decides entrar, te encontrarás con un museo que refleja el arte y la opulencia de los reyes de esa época. Las habitaciones mantienen los muebles originales, entre otras cosas. Además, podrás ver varias exposiciones permanentes como las Reales Colecciones de pintura, esculturas, numismática y artes gráficas. También expone una colección de vestidos de distintas épocas.


  • Para entrar al Palacio tienes que ponerte calzado de tela para evitar dañar el suelo de madera que es original.


  • Además del Palacio de la Isla te encontrarás con cantidad de otros edificios históricos: Teatro de la Isla, el Palacio Myślewicki, la Casa Blanca, la Orangerie, el Colegio Militar y el Anfiteatro.


  • En la zona del parque también encontrarás distintos pabellones: Hermitage, el Templo de Diana, el Templo Egipcio, Wodozbiór, Stara Kordegarda, Nowa Kordegarda, Narutowicz House y las Barracas.


  • Los Jardines de Parque Real están divididos en tres secciones, construidos en distintas épocas. El Jardín Real (siglo XVIII) está cruzado por varios senderos y tenía un pequeño estanque, el cual fue remodelado y ampliado hasta convertirlo en lo que es hoy. Verás puentes que unen los estanques y canales, cascadas, diferentes especies de árboles, y numerosas esculturas.


  • En el Jardín Belvedere o Romántico (siglo XIX) te encontrarás con canales, puentes y pabellones, como es el Templo de Sibila, el Templo Egipcio, la Orangerie, y el muy bonito lago Belvedere.


  • El Jardín Modernista (siglo XX) está dividido en distintos sectores diferenciados. Aquí, uno de los lugares más visitados es el Monumento a Chopin, donde cada año se celebra el Festival Chopin.


  • El palacio y su entorno es perfecto. El edificio con su hermosa fachada, los jardines exteriores y el lago que lo rodea, crean un conjunto de gran belleza.


  • Es muy tranquilo y agradable. Es de esas visitas que uno disfruta en todo sentido. Naturaleza, historia y relax.


  • Palacio de la Isla: regular 25PLN y reducida 18PLN. Teatro Real: regular 20PLN y reducida 10PLN. Palacio Myślewicki: regular 10PLN y reducida 5PLN. Jardines: gratis. Pase de 1 día todo incluido (con audioguía): general 40PLN y reducida 25PLN.


room

Palácio Wilanów


El Versalles polaco

  • Está ubicado a unos 25 minutos en bus de la ciudad vieja. Puedes llegar con las siguientes líneas: 116, 180, 519, 700 y E2.


  • Hay que comprar dos entradas si se quiere visitar el palacio y los jardines. Los tickets se compran antes de acceder al mismo.


  • No te olvides de coger las audioguías que te ofrecen en la entrada.


  • Por la noche se ofrece un espectáculo de luz y sonido que merece mucho la pena.


  • Si vas un jueves, la entrada es gratuita.


  • Dentro de los jardines encontrarás encantadores caminitos, un lago natural e incluso una pequeña cascada; además de muy bonitas fuentes y esculturas.


  • Es una de las residencias veraniegas que usaban los reyes de Polonia. Pertenece a la Ruta Real, siendo uno de los monumentos más valiosos del barroco polaco.


  • El rey Juan III compró estás tierras en 1677. En ese momento solo tenía una pequeña residencia. Al principio la remodelación consistió en la ampliación de esa vivienda; y luego, a medida que la realeza fue adquiriendo poder, se decidió hacer una remodelación mayor. Esta terminó en 1696. El resultado, una obra que mezcla elementos de una típica villa italiana con un palacio francés.


  • Cuando el rey murió sus hijos se hicieron cargo y lo vendieron. Luego entre 1730 y 1733 fue ocupado por el rey Augustus II que lo volvió a remodelar.


  • En el siglo XVIII fue heredado por Izabela Lubomirska, quien 60 años después se lo cedió a su hija y yerno, quienes abren uno de los primeros museos de Polonia, en este palacio, en 1805.


  • Durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas nazis ocuparon el palacio y lo utilizaron como hospital y como cuartel para las tropas. Por eso permaneció casi intacto. Antes de finalizar la guerra, mientras las tropas alemanas se retiraban, se llevaron consigo la mayoría de los objetos de valor. Luego, se consiguió la recuperación de la mayoría de dichos objetos.


  • Actualmente funciona como un museo.


  • Los interiores del palacio representan los estilos de tres épocas distintas. Podrás ver: la galería de Retratos Polacos, y las colecciones de objetos decorativos y de uso cotidiano del palacio. También podrás visitar las habitaciones reales y los distintos salones en los que se desarrollaba la vida diaria.


  • El parque tiene 45 hectáreas, y está dividido en distintos sectores: Jardín Barroco, el Jardín Chino-Inglés, el Jardín Paisajista Inglés y el Jardín de las Rosas.


  • Es un conjunto muy bonito, bien conservado y atendido.


  • Es una visita que te lleva a descubrir y vivir la vida de la época.


  • Posee bellas habitaciones y salas, además del mobiliario y las obras de arte, pero la visita por los jardines al lado del río es una maravilla.


  • En verano los jardines se ven espectaculares, llenos de flores y árboles. No obstante, en invierno y nevados tienen su encanto especial, así como ver el río completamente helado.


  • Palacio: regular 20PLN y reducida 15PLN. Parque: regular 5PLN y reducida 3PLN.


  • 48 22 54 42 700


room

Stara Praga


El barrio hipster de Varsovia

  • A esta zona puedes llegar caminando, son unos 20 minutos, pero también puedes coger los tranvías 20, 26 o 13 y bajar en la parada Stare Miasto 01.


  • Mientras vas caminando presta atención porque entre las casas descubrirás pequeños patios muy curiosos.


  • Es un barrio que quizás es mejor visitarlo solo de día. Igualmente de noche, por ordenanza, cierra todo a las 22 horas.


  • Durante siglos esta zona fue una ciudad independiente. Hasta que en el siglo XVIII pasó a formar parte de Varsovia.


  • A pesar de ser un distrito con un crisol de culturas, etnias y religiones (convivieron y conviven católicos, judíos y ortodoxos), sobrevivió a la destrucción durante la guerra, por lo que estando aquí podrás contemplar sus edificios antiguos, la farolas de la época, incluso el adoquinado de sus calles previo a la guerra.


  • Recorriendo sus calles te encontrarás con los templos de las distintas religiones. Las primeras iglesias levantadas datan de la Edad Media. También podrás ver iglesias ortodoxas como la de Santa María Magdalena que es muy bonita.


  • A su vez, durante este recorrido por sus calles es posible que te encuentres con pequeños altares que durante la guerra se convirtieron en lugares de culto y reunión.


  • Actualmente tiene una gran actividad cultural. Es una zona muy hípster donde se han instalado varios artistas (de diferentes rubros); pubs, cafés, tiendas y más.


  • Uno de los ejes vertebrales es la calle Ząbkowska, conocida como el “casco antiguo”. Durante el verano, los fines de semana la calle se llena de eventos culturales.


  • A lo largo del distrito encontrarás lugares interesantes como el Jardín Zoológico, la iglesia Nuestra Señora de Loreto, la iglesia San Miguel Arcángel, el Bazar Różyckiego, el Centro de Arte Fabryka Trzciny y la Calle 11 Listopada 22 (lugar muy animado los fines de semana).


  • Otro lugar interesante para conocer es el Centro Koneser, un ejemplo de la arquitectura posindustrial. Aquí se han instalado un Google Campus, tiendas de diseño, restaurantes de autor y pequeñas tascas. También podrás conocer el Museo del Vodka Polaco.


  • Un dato de color: la calle Mala fue escenario de películas ambientadas en la preguerra como “El Pianista” de Roman Polanski.


  • Es uno de los barrios más genuinos de la ciudad, tiene carácter e historia. Aquí verás la Varsovia original. Su esencia se descubre perdiéndose por sus calles y dejándote fascinar por el ambiente que se respira y esa atmósfera particular.


  • Es la zona hípster y alternativa de la ciudad con galerías de arte, centros culturales, cines, tiendas de artesanías y de ropa (muchos jóvenes diseñadores tienen sus talleres aquí), cafés, restaurantes y varios murales.


  • La música en las calles y plaza principal del barrio es frecuente pero a su vez muy agradable.


  • Gratis


  • 48 22 635 18 81


room

Museo del Alzamiento de Varsovia


El alzamiento en primera persona

  • Si bien puedes llegar caminando, está un poco alejado del centro, por lo que te recomendamos llegar en autobús utilizando las líneas 100 y 102, o el metro estación Rondo Daszyńskiego.


  • Puedes comprar las entradas online, lo que permite agilizar el ingreso al museo.


  • Es recomendable alquilar el servicio de las audioguías.


  • Es un museo muy interesante, que tiene mucho para ver y mucha historia por conocer, por ello es que quizás para aquellos a los que no les gusta mucho la historia, les puede parecer un poco pesado.


  • Fue inaugurado en el 2004 al cumplirse 60 años del levantamiento. Es como una especie de homenaje a todos aquellos que lucharon y dieron su vida para liberar a Varsovia de la ocupación Nazi. Porque en 1944, Varsovia dio una lección de resistencia a toda Europa. Fueron 63 días de insurrección.


  • En esta exposición multimedia podrás sentir el ambiente que se respiró durante esos días de lucha, no solo desde una óptica militar, sino del día a día de la población civil.


  • A través de un recorrido por la ciudad destruida, pisando pavimento de granito, escucharás historias de los sublevados y verás recuerdos del alzamiento.


  • La exhibición no solo muestra la lucha polaca durante el alzamiento, sino también la situación mundial en ese momento, los años posguerra y la ocupación rusa (el horror que reemplazó la ocupación nazi).


  • Toda esta parte del museo ocupa 3000m2, y se exhiben más de 800 objetos y unas 1500 fotografías. La colección está formada por armas, uniformes, cartas de amor, grabaciones, banderas rasgadas y más. Se trata de una colección centrada en la gente, en los verdaderos protagonistas del alzamiento.


  • A lo largo del museo verás que hay repartidas 63 páginas de calendario que resumen lo vivido cada día del levantamiento.


  • Otro elemento muy interesante es un monumento de acero que atraviesa todas sus plantas, y en el que verás sus paredes escritas con fechas y huellas de balazos. A su vez, su interior te dejará entreoír un latido de corazón. Es muy impresionante.


  • En el 2006 se agregó una segunda sección donde se muestra lo que fue la entrega de suministros vía aérea, lanzado por aviones aliados. Es más, una de las atracciones es una réplica del Bombardero Liberator B-24J. También podrás acceder a grabaciones con los relatos de testigos presenciales de estos hechos en 1944.


  • Es un lugar único, un museo muy sobrecogedor. Está ambientado en la Segunda Guerra Mundial y tanto la decoración como los sonidos te llevan a situarte en el momento, y a sentir como si estuvieras allí. A medida que vas interactuando con el lugar, más te va atrapando.


  • Además, te lleva a entender y ponerte en los pies de los polacos y la resistencia.


  • Es un museo muy visual, interactivo, didáctico, muy bien montado y completo, de la más alta calidad.


  • Entrada general: 25PLN. Entrada reducida: 20PLN. La entrada es gratuita los domingos.


room

Kamienico


La Varsovia judía

  • Hay que andar un poco para desplazarse por todos los puntos importantes. Ten en cuenta que no todos estos edificios, monumentos o testimonios están juntos el uno del otro, pero vale la pena andar por sus calles.


  • Puedes empezar por la Plaza Grzybowski y la sinagoga Nozyk para luego seguir por los restos de los muros, el Monumento a los Héroes del Gueto, el Museo Polín, el Cementerio Judío y el Monumento Umschagplatz.


  • Existe un muy buen servicio de guías oficiales que te llevan a conocer estas huellas del testimonio judío.


  • Antes de la Segunda Guerra Mundial, Polonia tenía la comunidad judía más grande de Europa; concretamente, una quinta parte de los judíos de todo el mundo. Además, representaban un 30% de la población de Varsovia.


  • En base a esto, el Gueto de Varsovia fue el mayor gueto judío establecido en Europa por la Alemania nazi durante el holocausto. Fue creado en el centro de la ciudad entre octubre y noviembre de 1940, y existió durante tres años. Aquí fueron confinados cientos de miles de judíos deportados. Fue concebido principalmente como un campo de tránsito antes del destino final que eran los campos de exterminio.


  • El Gueto fue el mayor escenario de la resistencia judía conocida como el Levantamiento de Varsovia.


  • Del Gueto no quedó nada, pero recorriendo la zona, descubrirás una serie de hitos, monumentos y placas de testimonios de lo que fue este lugar y de aquellos hechos importantes relacionados.


  • En la esquina de la Plaza Grzybowski con la calle Prozna encontrarás una serie de edificios que sobrevivieron a la demolición del Gueto y que jamás fueron restaurados. Estas edificaciones terminaron siendo patrimonio del país.


  • En la misma Plaza Grzybowski está la sinagoga Nozyk que curiosamente fue uno de los pocos edificios que no fue destruido, ya que los alemanes la usaron como almacén.


  • Un muro de 18 kilómetros de largo y tres metros de alto mantenía encerrados y aislados a los judíos del resto de la ciudad. Todavía quedan fragmentos originales que puedes encontrarlos entre las calles Sienna y Sliska. Fíjate en las placas de hierro incrustadas en la acera, límite de lo que fuera el antiguo gueto. En el número 62 de la calle Zlota se levanta otra pequeña parte del muro.


  • Otro punto importante de la memoria judía es el Monumento a los Héroes del Gueto que lo encontrarás en la plaza Bohaterów Getta. Es una gran escultura que representa a los insurrectos, a aquellos que lucharon y murieron en el gueto de Varsovia. Se creó unos años después de terminada la guerra.


  • El monumento Umschlagplatz lo verás en el número 10 de la calle Stawki, un lugar desde el cual, en 1942, partían los transportes judíos hacia los campos de exterminio. Su forma es una combinación entre la muralla del gueto y un vagón de tren. En la cara interior de sus muros encontrarás grabados los nombres de más de cuatrocientas víctimas.


  • Si quieres adentrarte un poco más en la historia de los judíos en Varsovia, puedes visitar el Museo Polin que te llevará de viaje por la historia milenaria de los judíos polacos desde la Edad Media hasta nuestros tiempos. Este museo está ubicado en el corazón de lo que era el Gueto Judío.


  • Recorrer el Gueto o la zona del Gueto, no deja a nadie indiferente. Es interesante poder recorrer estos lugares testimonio de un pasado que marcó de la historia de una ciudad, de un país y del mundo.


  • A través de estos hitos uno comprende lo que fue y significó el Gueto y el mismo levantamiento de Varsovia.


  • Mientras vas recorriendo, en rincones que ni te esperas, encuentras velas, flores y un pequeño gran monumento recordando a los caídos.


  • Entrada gratuita


  • 48 22 635 18 81