Fin de semana en Santander


Un pueblo costero en una bahía abrazada por las playas. Santander es un lugar especial para pasar un soleado fin de semana.

lightbulb_outline137 Tips

crop_original60 Fotos

location_on15 Lugares

room

El Faro


Privilegiado balcón al mar y a la ciudad

  • Hacia la derecha del faro verás un caminito. Siguiendolo llegarás hasta la punta del acantilado y desde allí tendrás unas espectaculares vistas.


  • El faro fue inaugurado el 15 de agosto de 1839. Situado al norte de la ciudad de Santander, se construyó en reemplazo de una atalayón que no contaba con un fanal giratorio como el faro actual.


  • Su altura focal es de 91 metros sobre el nivel del mar y de 30 metros sobre el terreno.


  • Hay un bar justo al lado del far, ideal si quieres tomar algo.


  • Como curiosidad, en 1982 un rayo rompió todos los cristales de la linterna y dejó fuera de servicio el sistema de rotación y el reloj encargado de los destellos. Hasta su reparación, este percance obligó a los tres fareros a pasar la noche dando vueltas manualmente a la rotación y cronometrando los grupos de luces con uno de sus relojes.


  • Uno de los faros emblemáticos de Santander. En una ciudad dedicada a la vida portuaria y la guía de los barcos que navegaban la bahía, el Faro Cabo Mayor es un símbolo de la historia de la ciudad.


  • Gratis


room

Mirador Del Cabo Menor


Una mirada panorámica a la bahía y ciudad de Santander

  • Al ser un espacio al aire libre, se recomienda llevar protector solar y gafas oscuras.


  • Para visitarlo hay un maravilloso paseo al borde del mar que comienza detrás del conocido Hotel Chiqui y que llega hasta el mismo cabo, pasando por la playa de Los Molinucos. Se puede volver por el mismo camino o terminar de rodear el cabo siguiendo hasta la playa de Mataleñas, increíble cala resguardada de vientos.


  • Junto con Cabo Mayor, situado a escasa distancia, forma un área natural al norte del municipio que separa el área urbana situado junto a la bocana de la Bahía de Santander del espacio rural hacia el oeste de la ciudad. Sobre él hay un campo de golf, una senda que lo bordea y el Parque de Mataleñas. Debajo de él, se encuentran las playas de Mataleñas y de Los Molinucos.


  • La altitud del cabo sirvió como punto defensivo de la ciudad y la bahía. Sobre él se construyeron unas baterías en el siglo XVIII, de las que quedan los restos.


  • Junto al Cabo Mayor representa el portal de entrada a la bahía de Santander. Por estas colinas pasó toda la historia marítima de la ciudad.


  • Gratis


room

Playa de Los Molinucos


Una playa paradisíaca para compartir en familia

  • Se recomienda llevar protector de sol y gafas oscuras.


  • La playa de los Molinucos se encuentra situada en Cabo Menor, junto al parque de Mataleñas (por el que tiene acceso) y del campo municipal de golf del mismo nombre. Tiene una longitud de 25 metros.


  • La pendiente de acceso al agua presenta un suave desnivel y arena fina. Esta playa queda completamente cubierta por la marea cuando esta sube.


  • Está protegida del oleaje y su desnivel dentro del agua es pequeño, por lo que invita a bañarse sin encontrarse con sorpresas de mucha profundidad cerca de la costa. El muro, camino y entrada a la playa se han reformado hace poco, mejorando todo el entorno.


  • Una playa aislada y sin servicios, puede ser un paraíso casi privado. La arena húmeda se cuela entre los dedos y los acantilados brindan un paisaje casi caribeño.


  • Gratis


room

El Sardinero


Mirador rio de la pila

  • Llevar calzado cómodo y bastón si hiciera falta.


  • Al ser un recorrido al aire libre, se recomienda llevar protector solar en caso que sea necesario.


  • El Sardinero es una de las zonas más emblemáticas de Santander y su paseo ha sido declarado Conjunto Histórico Artístico. Se extiende desde la península de la Magdalena hasta mataleñas y es considerada una de las zonas más elegantes del litoral cantábrico.


  • Allí se encuentran la Primera Playa del Sardinero, que antiguamente frecuentaban los monarcas con sus cortes, y la Segunda Playa del Sardinero, más utilizada por las clases populares. Hoy en día ambas playas son muy familiares y muy concurridas durante el verano, ya que son las más extensas con las que cuenta la ciudad.


  • Entre la primera y segunda playa de El Sardinero se encuentran los Jardines de Piquío, que reciben su nombre debido a la peculiar forma que simula el pico de un barco adentrándose al mar.


  • Tiene una extensión de 11.690 m² en los que abunda la vegetación y donde se pueden observar eucaliptos, yucas, tamarindos y palmeras entre otras especies arbóreas.


  • Además de la vegetación, otro de los elementos destacados es, sin duda, su mirador. Un balcón rodeado de pérgolas a modo de túnel vegetal, desde el que se observan unas vistas increíbles sobre las dos playas de El Sardinero, así como la Isla de Mouro, el faro de Cabo Menor, la península de La Magdalena y el Parque de Mataleñas.


  • En la parte del mirador que se orienta al mar nos espera una singular mesa de piedra circular. Se trata de “La Mesa Zodiacal”, un trabajo del ceramista D. Víctor González, donde están representados con forma de animales los doce signos zodiacales.


  • Otro de los elementos que llaman la atención, esta vez en la zona interior del parque, es una escultura llamada “bola del mundo” que en realidad es un potente instrumento astronómico llamado “Tierra Paralela”. Consiste en una esfera de piedra caliza, de 65 centímetros de diámetro, esculpida en una sola pieza, en la que se representan los océanos, continentes y líneas de referencia configurando el mapa del mundo. Además funciona como reloj de Sol.


  • Una de las zonas de mayor belleza y más lujosa de Santander, la zona de El Sardinero nos ofrece un tranquilo paseo bordeando la costa del mar, o bañarnos en alguna de sus preciosas playas.


  • Gratis


room

Palacio de la Magdalena


El edificio emblema de Santander

  • La cantidad de visitas por día es limitada, por lo que se recomienda reservar la entrada con anticipación.


  • El Palacio de la Magdalena es el edificio más emblemático de la ciudad de Santander y uno de los más destacados ejemplos de la arquitectura civil del norte de España. Su construcción data entre el 1908 y el 1911.


  • Obra de los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas Vega, se enclava en el lugar donde estuvo el antiguo fortín de San Salvador de Hano, que protegía la entrada a la bahía.


  • Su estética popularizó un nuevo subestilo arquitectónico en Cantabria: el ecléctico-regionalista. Sus masas exteriores y abundancia de chimeneas muestran una influencia inglesa, su estilo francés se ve en la escalinata de doble tramo de la escalera principal y la asimetría en los cuerpos del edificio, mientras que sus trazas fueron tomadas de la arquitectura barroca montañesa.


  • La construcción del palacio, desde entonces símbolo de la ciudad, tuvo tres efectos inmediatos: fijar Santander como lugar de veraneo para la alta clase española, difundir su estilo ecléctico montañés-inglés, elevando la calidad de las nuevas arquitecturas de la ciudad, y desviar hacia él el crecimiento urbanístico.


  • Aunque moderno, la construcción del Palacio de la Magdalena significó un antes y un después para la ciudad. Es recomendable visitarlo no solo por su belleza, si no para entender por qué Santander llegó a ser lo que es.


  • 3 € / persona


room

Faro de La Cerda. Autoridad Portuaria de Santander.


Una de las entradas a la bahía

  • Se recomienda llevar protector de sol en caso de ser necesario.


  • El faro recibe su nombre porque en su lugar se encontraba la batería de Santa Cruz de la Cerca, destinada a proteger el acceso a la Bahía de Santander de los enemigos. Alrededor del faro se conservan restos de las baterías.


  • Al encontrarse a la entrada de la bahía y lejos aún de la ciudad fue, durante siglos, el lugar estipulado por el reglamento del Puerto de Santander para descargar materiales explosivos como la pólvora y especialmente la dinamita y evitar así que los barcos cargados con estos productos entraran en la Bahía de Santander.


  • Se utiliza para alumbrar una luz blanca que emite 1+4 destellos cada 20 segundos. Por su ubicación, se da la circunstancia de que no es visible al oeste, ya que lo oculta el Palacio de la Magdalena.


  • Un paseo por las afueras de la ciudad, para sentir el viento y el ruido de las olas golpeando las rocas de la bahía.


  • Gratis


room

Playa de la Magdalena


Una playa abrazada por la bahía de Santander

  • Se recomienda llevar protector solar y obedecer las indicaciones de los socorristas.


  • Tiene de telón de fondo al Palacio de Magdalena y enfrente las montañas que rodean la Bahía de Santander.


  • La playa es amplia y permite dar largos paseos. Al ser una playa urbana, cuenta con todos los medios para el disfrute del bañista: duchas, socorristas y pasarela de acceso.


  • Al estar en la bahía, la playa está bastante protegida del viento y sus aguas son muy tranquilas, lo que la hace especial para ir con niños pequeños.


  • A los pies del majestuoso Palacio de la Magdalena, esta playa es una de las mejores opciones para los bañistas o paseos sobre la arena.


  • Gratis


room

Centro Botín


Un templo moderno para artistas internacionales

  • Se recomienda reservar entradas para evitar colas.


  • El museo tiene descuentos para grupos de más de 8 personas si se reserva la visita.


  • El edificio, compuesto por dos volúmenes de diferentes tamaños apoyados sobre columnas y suspendidos parcialmente sobre el mar, fue obra del arquitecto italiano Renzo Piano, galardonado con el premio Pritzker en 1998.


  • Se encuentra organizado en dos volúmenes unidos por una estructura de espacios y pasarelas a modo de distribuidor principal. El volumen oeste está dedicado al arte, con una sala de exposiciones de 2.500 m²; en sus bajos acristalados se instaló una zona comercial y de restauración.


  • El volumen este, de menor tamaño, se destina a actividades educativas, con una gran terraza con vistas a la bahía de Santander y una plaza cubierta en la planta baja de 950 m².


  • La colección de arte de la Fundación Botín se especializa en arte contemporáneo y cuenta con obras realizadas en diversos medios y formatos, incluyendo a artistas internacionales como Miroslaw Balka, Tacita Dean, Carlos Garaicoa, entre otros.


  • Con un diseño arquitectónico fuera de este planeta, el Centro Botín es un monumento al arte moderno que, además de realizar actividades culturales diversas, es el hogar de obras de artistas reconocidos internacionalmente.


  • Entrada general: 8€. Incluye la visita a todo el Centro: Colección y exposiciones temporales. Entrada reducida con acreditación: 4€. Para mayores de 65 años, estudiantes de 16 a 25 años, personas con discapacidad y familias numerosas


room

Jardines de Pereda


El parque más concurrido por los habitantes de Santander

  • Se recuerda prestar atención y cumplir las normas de cuidado del parque.


  • Los Jardines de Pereda están situados sobre los terrenos que fueron utilizados como muelle portuario en 1805 y se inauguraron oficialmente en 1905 coincidiendo con la celebración de la una Exposición de Artes e Industrias.


  • Es un espacio muy concurrido debido a su centralidad y su proximidad al paseo marítimo, así como del Centro de Arte Botín. Los jardines se caracterizan por las arboladas de más de 200 árboles en su conjunto que sirven de refugio desde septiembre a marzo a miles de pequeños estorninos, típicos del invierno de Santander.


  • Los jardines fueron dedicados al novelista cántabro José María de Pereda. Destaca la escultura a su persona, realizada por Lorenzo Coullaut Valera. Los grabados que se ven rodeando al busto de Pereda representan escenas de sus obras.


  • Con la construcción en sus aledaños del Centro Botín, se llevó a cabo una reforma de los jardines anexos a cargo del paisajista Fernando Caruncho, que finalizó en 2014. Tras la renovación, los jardines de Pereda duplicaron su superficie anterior de 48.000 m², doblando las zonas estanciales y triplicando las zonas verdes, al ocultar parte del tráfico del paseo de Pereda mediante un túnel.


  • El parque más concurrido por los habitantes de Santander, en el que podemos pasear en contacto con una gran variedad de especies autóctonas.


  • Gratis


room

Plaza Porticada


El centro civil de Santander

  • Se recomienda informarse de si se han programado espectáculos públicos para el momento de la visita.


  • La Plaza de Pedro Velarde, más conocida como Plaza Porticada, está construida en estilo neoclásico herreriano tras el pavoroso incendio de 1941 que destruyó la mayor parte del casco histórico de la ciudad. Se levantó en plena posguerra, siendo inaugurada en 1950.


  • La plaza fue proyectada por los arquitectos Javier González de Riancho, Rafael Huidobro y Valentín de Noval, siguiendo los modelos que, tras la Guerra Civil, impondrá el estado para los edificios públicos. Su imagen se inspira en la antigua aduana de finales del siglo XVIII, que se situaba por la zona y que desapareció tras el incendio.


  • En su entrada principal está colocada, sobre un gran pedestal, la estatua de Pedro Velarde, héroe cántabro de la Guerra de la Independencia española, erigida en 1880 y que es uno de los monumentos más antiguos de la ciudad. En la estatua también se pueden ver dos bajorrelieves que representan a "La Fama" y a "España".


  • En el cuerpo de la sede central de la Caja Cantabria aparece un pórtico con columnas gigantes, encima del cual hay dos esculturas del escultor Agustín de la Herrán Matorras, que representan a un hombre y a una mujer desnudos, representando "El Ahorro" y "La Beneficencia".


  • En el año 2006 la plaza sufrió una profunda remodelación, pasando a ser peatonalizada en su práctica totalidad. Durante las obras de transformación se encontraron restos arqueológicos de la antigua muralla medieval de Santander y de su Puerta del Mar, así como restos previos al incendio, como búnkeres y un refugio antiaéreo de la Guerra Civil.


  • Alejándonos solo unas cuadras del océano, llegamos a la plaza principal de Santander. Rodeado de edificios importantes, apreciamos un claro ejemplo de la arquitectura neoclásica aplicada al espacio público.


room

Palacio de Festivales de Cantabria


Un palacio dedicado al arte escénico

  • Se recomienda informarse sobre los espectáculos programados para el día de la visita.


  • El edificio está situado frente a la bahía de Santander y sus amplias instalaciones e infraestructura técnica permiten, además, la celebración de congresos, juntas y convenciones de cualquier tipo. Con una vocación multidisciplinar (teatro, cine, música, danza), este centro cultural ofrece una programación artística continuada durante todo el año, atrayendo personalidades relevantes de la escena, tanto nacional como internacional.


  • Con una vocación multidisciplinar (teatro, cine, música, danza), este centro cultural ofrece una programación artística continuada durante todo el año, atrayendo personalidades relevantes de la escena, tanto nacional como internacional.


  • Obra del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, el edificio fue concluido en el año 1990 y, desde entonces, acoge cada verano el Festival internacional de Santander.


  • Los materiales que predominan en el edificio son el mármol y el cobre. Su entrada principal se inspira en los teatros griegos y su interior destaca por su lograda acústica.


  • El palacio de Festivales cuenta con tres salas principales: la Sala Pereda, con una capacidad de 570, la Sala Griega con capacidad para 120 personas, y la más grande de todas, la Sala Argetna, que cuenta con un escenario de 500 metros cuadrados y un aforo para 1670 personas.


  • Ideado como sede del Festival Internacional de Santander, el Palacio de Festivales es verdaderamente un homenaje a los artistas de Cantabria.


  • El precio de las entradas depende de los espectáculos programados para el día de la visita.


room

Dunas del Puntal y Estuario del Miera


El Puntal es la mejor playa de Santande

  • Tomar en cuenta que la accesibilidad a la playa depende de la estación.


  • Se recomienda llevar protector solar o elementos para cubrirse del sol.


  • Se trata de una playa de 4,5 kilómetros con un sistema dunar en su zona central, una rareza considerando la formación de acantilados alrededor de la bahía.


  • Se encuentra en la parte noreste de la bahía de Santander, justo en frente de la ciudad, donde se obtiene una vista panorámica hacia el Puerto Chico, el Hotel Real y el Palacio de la Magdalena.


  • La cara norte de la playa está abierta al mar cantábrico y presenta oleaje frecuente, por lo que suele ser frecuentada por los sufistas de la zona.


  • En verano hay un servicio de barcos que une Santander con esta playa. El resto del año solo puede accederse en barco privado o a través de la localidad de Somo.


  • Para muchos, El Puntal es la mejor playa de Santander. Su vista privilegiada, arenas blancas y aguas limpias la hacen un lugar paradisíaco.


  • Gratis


room

Playa de Somo


El palacio de los surfistas

  • Se recomienda llevar protector solar o elementos para cubrirse del sol.


  • Recuerde siempre hacer caso a las indicaciones de los socorristas.


  • Playa situada en la costa de Trasmiera, junto a la localidad de la que recibe el nombre, formando junto con las playas de El Puntal y Loredo un extenso arenal de unos 4 kilómetros de longitud. Recibe un fuerte oleaje al estar orientada al mar abierto.


  • Playa situada en la costa de Trasmiera, junto a la localidad de la que recibe el nombre, formando junto con las playas de El Puntal y Loredo, un extenso arenal de unos 4 kilómetros de longitud. Recibe un fuerte oleaje al estar orientada al mar abierto.


  • Las vistas panorámicas de la playa de Somo son, sin duda, uno de sus mayores tesoros. A un lado se ve la isla de Mouro y al otro la ciudad de Santander, con los picos nevados de la sierra cantábrica en la distancia. Y si la marea está baja, se obtiene una vista de la playa y dunas con las montañas al fondo.


  • Si más que aguas tranquilas te gusta sentir el golpe de las olas, la Playa de Somo es lo mejor.


  • Gratis


room

Acantilados Loredo


Un paseo costero ante el romper de las olas

  • Se recomienda llevar calzado cómodo y bastón de ser necesario.


  • La ruta comienza en la playa de Loredo, cruza la Playa de Los Tranquilos y se extiende hasta la playa de Langre, recorriendo los acantilados que bordean la costa marítima.


  • En el camino se puede asomar con cuidado al acantilado y observar como rompen las olas. Es posible además ver a los pescadores sentados en la costa. En Loredo existen tiendas en las que se pueden alquilar bicicletas para realizar el recorrido.


  • La ruta se desarrolla disfrutándo de una maravillosa vista de las playas de Somo y Loredo. Este espacio careció de arbolado hasta que el Rey Alfonso XIII lo mando repoblar con pino marítimo, con el fin de embellecer la vista desde Santander. Actualmente, también crecen acebos, encinas, laureles, jaras y espinos.


  • Con solo elevarse unos metros sobre el nivel del mar, parece que podemos ver el fin del mundo más allá del océano. Un camino sencillo con el mar rugiendo debajo del acantilado.


  • Gratis


room

Playa de Langre


Una playa de película abrazada por los acantilados

  • Se recomienda llevar protector solar o elementos para cubrirse del sol.


  • Tiene una longitud de en torno a un kilómetro en pleamar y se encuentra cerrada por un acantilado de 25 metros de altura junto a una rasa litoral. En realidad la playa de Langre está dividida en dos tramos, uno pequeño y otro más amplio por la que se accede descendiendo por unas escaleras.


  • Playa muy extensa enclavada en un atractivo entorno montañoso. Es una playa con fuertes corrientes y ventosa, lo que hace que sea muy frecuentada por surfistas. No dispone de equipamientos. Se accede a ella a través de la colindante Langre II.


  • Los amantes del snorkel podrán disfrutar de la zona rocosa del lado más occidental de la Playa de Langre que, al igual que los pescadores de caña, encontrarán gran riqueza de fauna en estos fondos.


  • La Playa de Langre, en época estival, en el lado más occidental, ofrece un buen fondeadero para las embarcaciones de pequeño calado, bien protegido de los vientos.


  • La playa está abrazada por unos acantilados que le dan una sensación de aislamiento. Le añadimos a eso sus arenas blancas y bañarse en Langre es como estar en una película.


  • Gratis